La imposibilidad de pactar en la ingobernable Italia abre la puerta a nuevas elecciones
Los pactos se perfilan casi imposibles
Bolsamania | 26/02/2013 08:12h
Los peores presagios se han confirmado: las elecciones en Italia se han saldado con un resultado incierto que obliga a pactos políticos para formar un Gobierno estable. El líder de centroizquierda, Pier Luigi Bersani, se ha hecho con una leve mayoría en el Congreso pero no ha alcanzado estas cotas en el Senado, y en Italia es necesario controlar ambas cámaras para gobernar. En la cámara alta, el polémico Silvio Berlusconi se ha beneficiado de la ley electoral que él mismo redactó -que otorga “escaños de regalo” a quien gana en las regiones más pobladas como Lombardia, bastión de Il Cavaliere-, y le ha arrebatado a Bersani la mayoría. Éste debería pactar con el populista Beppe Grillo, que se ha estrenado en las urnas con un fuerte resultado, o con el tecnócrata Mario Monti, que ha pasado de liderar las encuesta a hundirse.

“Es un escenario preocupante para los tenedores de deuda italiana, y sugiere la necesidad de celebrar otras elecciones que tampoco garantizan un resultado claro. Asimismo, todo apunta a una parálisis legislativa temporal y riesgo institucional en el frente europeo”, advierte en Market Watch Luca Jellinek, estratega de renta fija de Crédit Agricole. Para Citi, en declaraciones a Bloomberg, “estos resultados extienden el riesgo político en la Zona Euro (…) La elevada incertidumbre que probablemente persistirá en los próximos meses tendrá un impacto negativo en las decisiones de inversión en Italia”.


En CNBC, Alberto Gallo, responsable de crédito macro en Europa para RBS, la situación política de Europa se ha convertido en una carrera entre la austeridad y las reformas por un lado, y la subida de los populismos por otro: “La austeridad es dolorosa, y si las reformas no se implantan a tiempo, se corre el riesgo de conflictos sociales y populismos. Esto no ha sucedido aún en Grecia, ni en Portugal ni España, pero está cerca de pasar en Italia. Desde Berenberg, Holger Schmieding, considera que para evitar problemas, “Italia debe limitarse a no cruzar la línea”: “En términos puramente políticos y fiscales, un estancamiento político sin grandes reformas sería lamentable, pero no un desastre”.

Las opciones son escasas: una alianza Monti-Bersani sería insuficiente por la caída del tecnócrata; Grillo ha basado su campaña en criticar a políticos tradicionales como Bersani, por lo que una unión de ambos resulta improbable; y la pareja Bersani-Berlusconi es de contrincantes directos. Todo apunta a que se abre un periodo de incertidumbre y que tendrán que celebrarse nuevas elecciones.

¿Y qué piensan los inversores? Están muy asustados si atendemos al comportamiento de los futuros europeos, que se dejan un 3% antes de la apertura, un porcentaje que recuerda los peores momentos de la crisis financiera de 2008. Ayer, cuando aún no se conocían los resultados definitivos, pero ante estos temores, Wall Street cerró su peor sesión del año (Dow Jones: -1,55%; S&P 500: -1,83%; Nasdaq: -1,44%). El Nikkei ha caído un 2,26%.

M.G.




Texto patrocinado:

Visite nuestro comprador de Depositos e Hipotecas
Otras noticias Más
22/11/2014
(
Bolsamania
) .-
22/11/2014
(
Bolsamania
) .-
22/11/2014
(
Bolsamania
) .-
22/11/2014
(
Bolsamania
) .-
22/11/2014
(
Bolsamania
) .-